PR, Agencias y Big Data

PR, Agencias y Big Data

Hace relativamente poco tiempo que el Big Data se ha convertido en uno de los temas estrella para la prensa generalista y por ende para el gran público. Sin embargo, tanto los medios como las agencias de comunicación que tratamos día a día con la actualidad tecnológica llevamos ya varios años comunicando las bondades, oportunidades y beneficios que puede llegar a suponer el Big Data.  Los “comunicadores” de tecnología repetimos desde hace tiempo que con la capacidad tecnológica actual y la creciente cantidad de dispositivos conectados, el Big Data es una herramienta clave con la que mejorar el rendimiento de cualquier empresa en cualquier sector imaginable: finanzas, sanidad, educación, deporte, política…

Pero, ¿está el sector del PR y la comunicación sacando todo el provecho posible al Big Data? Como agencias contamos con cientos de miles de datos sobre el mundo de la comunicación: cabeceras, audiencias, periodistas, bloggers,  influencers, públicos, tendencias,… Y al mismo tiempo, gracias a nuestros clientes, recibimos información de prácticamente todas las industrias: moda, alimentación, cosmética, turismo, transporte, banca… El reto es por tanto combinar ambos mundos y ser capaces de poner, de verdad, toda la información de la que disponemos al servicio de una comunicación mejor, más eficaz, rentable y que aporte valor.

“¿Está el sector del PR y la comunicación sacando todo el provecho posible al Big Data?”

Son muchas las decisiones y las acciones que podemos poner en marcha para explotar correctamente los datos de los que disponemos, estas son algunas ideas (que ya se están aplicando en otros sectores) y que también pueden ser de gran ayuda  en el mundo de la comunicación y las relaciones públicas:

  • Divisiones de analistas: Al igual que toda gran agencia dispone de departamentos con profesionales especializados en Salud, Crisis, Public Affairs o Creatividad, ¿por qué no contar también con analistas especializados en Big Data? Bancos como BBVA o Santander ya han creado sus propias divisiones de Analytics. Y es que perfiles profesionales inicialmente tan alejados de la comunicación como matemáticos o ingenieros se pueden convertir en los catalizadores necesarios para poner en marcha acciones y campañas innovadoras.
  • Plataformas tecnológicas: Cientos de miles de datos en nuestro poder, pero ¿están realmente a nuestro alcance? Disponer de herramientas tecnológicas que permitan almacenar todos esos datos, cruzarlos y extraerlos de forma rápida y sencilla permitiría ofrecer servicios finales de valor añadido para nuestros clientes.
  • Detección de tendencias: La combinación de Inteligencia Artificial y Big Data nos permite, mediante aplicaciones y herramientas tecnológicas, detectar, leer y procesar los miles de artículos, blogs y comentarios que se acumulan en Internet sobe un determinado tema; y de esta forma descubrir, por ejemplo, las tendencias que mueven a los consumidores en una zona geográfica específica o los artículos que más lee e influye en nuestro público objetivo.
  • Análisis predictivos: Gracias a los datos podemos fácilmente encontrar y definir patrones de actuación de nuestros públicos objetivos. Pero mejor que describir modelos de actuación existentes es poder predecir actuaciones futuras, algo que ahora es mucho más factible gracias al Big Data, y es que en nuestros datos se encuentran todos lo relativo a nuestro comportamiento y un buen análisis puede llegar a ser predictivo y hacer que nos adelantemos a reacciones de los consumidores, posibles crisis e incluso a decisiones legislativas o políticas que afecten a nuestros clientes.

El Big Data está más cerca de lo que creemos, no es ciencia ficción y no es materia exclusiva de determinados sectores. Hacer un mayor y mejor uso de los datos con los que contamos es ya una obligación de las agencias, porque nuestro objetivo con la comunicación es ayudar a empresas e instituciones a conseguir sus objetivos y para ello debemos manejar la información más completa, relevante y actualizada.