Twitter ha vuelto

Twitter ha vuelto

Twitter no es algo nuevo. Aunque algunos todavía se refieran a esta red social como uno de los “nuevos medios” esta plataforma, que acaba de cumplir 12 años, ya se encuentra muy consolidada. Y a lo largo de este camino, muchos de los que llevamos en ella desde principios de esta década, hemos ido pasando por diferentes fases en nuestra relación con ella.

Tras saltar al gran público a raíz de acontecimientos tan importantes como las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2008 o la Primavera Árabe, durante los primeros años de esta década fue adquiriendo relevancia para estancarse a partir de 2015 en cuanto a número de usuarios activos. Desde 2015 esta red social ha ido perdiendo el “momentum” que acumulaba y, a pesar de que el número de usuarios registrados ha continuado creciendo, los usuarios activos lo han hecho a menor ritmo…

Statistic: Number of monthly active Twitter users worldwide from 1st quarter 2010 to 4th quarter 2017 (in millions) | Statista
Find more statistics at Statista

Esto significa que, a pesar de que hayan seguido entrando usuarios nuevos también se ha producido cierto abandono de la plataforma y este tiene que ver con la pérdida de interés por lo que está pasando en esta red social. Más allá de las características técnicas de cada red, son los contactos con los que te relacionas (y el contenido que estos publican) los que van determinar el uso de la misma. Y solo hay que recordar Tuenti para entender que una red social no es nada sin las personas que la componen…

Lo bueno es que, en el caso de Twitter, tú eliges quiénes quieres que sean estas personas y te generas tu propia red (los usos de Twitter y las redes son tan variopintos que van desde redes de científicos compartiendo conocimientos sobre sus últimas investigaciones hasta  “ninis” comentando Mujeres y hombres y viceversa…) Y aquí está una de las claves para “volver a enamorarse” de esta plataforma: elegir muy bien a quiénes sigues para que el contenido que encuentres sea interesante.

Durante los últimos años ha habido una gran incertidumbre sobre el futuro de esta red, si bien hay una serie de factores que van a ayudar a enterrar estos rumores:

Un Twitter cada vez más humano

A pesar de que durante años la automatización de contenidos ha sido una tendencia, cada vez más los usuarios quieren encontrar personas y no robots detrás de los tweets, lo que facilita la conversación. Esto no quiere decir que no se puedan programar tweets, si bien es importante estar dentro de la conversación y adaptar los mensajes, así como responder e interactuar con los demás usuarios. Y, por supuesto, publicar de manera automática artículos que no se han leído puede que consigan que tu timeline esté repleto pero, piensa si tu audiencia tienen motivos para seguirte cuando puede seguir directamente al medio.

Un Twitter más abierto a la conversación

Durante algunos años Twitter se convirtió en el centralizador de contenidos, esto es, en el cajón de sastre donde compartir contenido de medios y otras redes con la finalidad de enlazar, pero últimamente esto está cambiando. Con la introducción de los tweets de 280 caracteres y la proliferación de los hilos, Twitter ha pasado de ser la red de los titulares y enlaces a una red donde el contenido está en los propios posts, consiguiendo así que la conversación se quede en esta red y no se vaya fuera.

Un Twitter de seguidores reales

Tras su crecimiento, uno de los principales problemas de Twitter fue la obsesión por los seguidores, el postureo de “cuantos más mejor” que llevaba a que, en muchas ocasiones, se siguieran a perfiles que no estaban aportando un valor real, solo por el mero hecho de buscar el follow back. Y si sumamos a esto que muchos de esos perfiles, en ocasiones, hacían este ejercicio incluso de manera automatizada, (a veces desde cuentas con varios cientos de miles de seguidores y seguidos) se ha generado cierta burbuja de follows totalmente vacíos y no reales. La migración de este postureo a otras redes como Instagram ha hecho que los usuarios cada vez se fijen menos en el número de seguidores y más en qué pueden aportarnos, lo que mejora tanto la calidad del contenido recibido como el alcance del contenido publicado.

Un Twitter que marca la política y la televisión

La llamada “política a golpe de Tweet” que tan bien conocen políticos como Donald Trump o Gabriel Rufián ha conseguido también volver a atraer la atención hacia esta plataforma. Esto sumado a algunos programas de televisión como Operación Triunfo, que han conseguido que millones de usuarios comenten en tiempo real su devenir, ha conseguido que muchos usuarios que tenían su cuenta en Twitter pero apenas la usaban se hayan “reenganchado”.
¿Tu también te estás volviendo a enamorar de Twitter?