¿Por qué 2016 está siendo el año de la realidad virtual?

¿Por qué 2016 está siendo el año de la realidad virtual?

Este año hay unas gafas que están consiguiendo revolucionar el mundo, pero no el de la moda sino el de la comunicación. La realidad virtual ha vuelto más fuerte que nunca y, esta vez, parece que para quedarse.

Es posible que en los últimos meses hayas tenido la oportunidad de haber probado en primera persona alguno de estos equipos y, si no lo has hecho, seguro que pronto llega tu oportunidad. Pero, ¿a qué se debe este boom?

Un contenido accesible al gran público

En 1992, los visitantes de la Expo de Sevilla se quedaron de piedra ante la experiencia de realidad virtual que desarrolló Fujitsu, convirtiéndose en uno de los stands que más colas acumulaban en el evento (a pesar de que solo tenía 4 años, yo mismo recuerdo que quedé impresionado). Y es que, esa tecnología era algo tan rompedor en aquel momento que nadie quería perderse… El problema está en que, después de esto, la gente no podía continuar la experiencia en sus casas y los costes de la tecnología eran todavía muy elevados.

Veinticuatro años después, en 2016, una de las principales barreras con las que contaba ha caído. Ahora prácticamente cualquier móvil puede convertirse en un reproductor de realidad virtual con un simple smartphone y un “pedazo de cartón” a través de unas Cardboard.

Además, otras tecnologías (principalmente también basadas en el móvil) están ganando terreno como ya vimos en la fotografía que dio la vuelta al mundo tras el MWC, donde Mark Zuckerberg apareció en escena mientras todos los asistentes se adentraban en el mundo de la VR de la mano de las Gear VR de Samsung.

 

Mayor oferta de contenidos

La tecnología está permitiendo que el acceso a la creación y distribución de contenidos cada vez sea más fácil para los creadores. De esta manera, tanto empresas como medios de comunicación se están abriendo a este nuevo formato a través de proyectos como Life VR de la revista Time en la que poder sumergirse en documentales inmersivos. O el estreno en VR de “El Tiempo en tus manos” por parte de TVE, el primer episodio de realidad virtual de una serie en todo el mundo.

Además, las propias redes sociales están albergando cada vez más contenido inmersivo. Como Facebook y el contenido 360 (puedes ver grandes piezas en la página Facebook 360) e incluso permitiendo recientemente a los propios usuarios subir fotos 360º. Por su parte, YouTube también cuenta con un canal propio con vídeos 360º con más de un millón y medio de subscriptores.

Más allá del entretenimiento

Por supuesto que uno de los principales usos de la realidad virtual se centra en el entretenimiento, pero no es el único fin para lo que puede emplearse. ¿Y si en lugar de ver un plano o una maqueta de un edificio, puedes pasear por sus alrededores, prácticamente tocándolo? ¿Y si antes de contratar una reforma en tu hogar, puedes ver cómo quedarán los nuevos muebles?

Esto, que parecía ciencia ficción hace unos años, va camino de convertirse en un standard. Y son muchas las industrias que pueden aprovecharse de esta tecnología tanto para su comunicación, como para innovar en la forma de interactuar con sus públicos, engaging always.