Los partidos políticos se preparan para “empapelar” las redes sociales

Los partidos políticos se preparan para “empapelar” las redes sociales

Posiblemente estemos en la antesala de uno de los periodos en el que más contenidos políticos veamos en nuestros timelines, desde la irrupción de las redes sociales en España.

Hace apenas un año conocimos el mayor escándalo de filtración y mal uso de datos –de forma masiva– de usuarios de una red social para fines políticos. Así es, hablamos de Cambridge Analytica, esa consultora de marketing y publicidad especializada en cuestiones políticas y corporativas que utilizó las fake news (la RAE nos recomienda el uso del término paparrucha) y el uso de datos personales robados de Facebook para influir en la campaña presidencial de Donald Trump y en el referéndum del Brexit.

El caso tuvo gran repercusión a nivel mundial, entre otros motivos, porque ponía  contra las cuerdas a la mismísima Facebook, una red social que hasta la fecha parecía “intocable”. Además, nos sumergió de lleno en el universo de las noticias falsas y en el debate acerca de la privacidad en el entorno digital; una combinación que, como hemos visto, puede resultar peligrosa e incluso tan maquiavélica que puede alterar o distorsionar unos resultados electorales.

Pese al seguimiento continuo en nuestro país, el fenómeno se percibía como algo lejano que no afectaba a la sociedad española hasta que los resultados de VOX en las elecciones autonómicas andaluzas, el pasado mes de diciembre, rompieron todos los esquemas. Los sorprendentes 12 escaños y 395.978 votos (10,97%) de la formación política venían acompañados de una estrategia electoral que contaba con un plan de redes sociales inusual hasta la fecha en las campañas políticas españolas.

El plan digital diseñado para la ocasión fue señalado como fuente de (des)información para manipular o (des)movilizar a una audiencia, previamente segmentada, con el objetivo de amplificar su relato. Todo ello gracias a contenidos viralizados, siguiendo las tendencias de contenido visual y compartición masiva que predominan en la actualidad, y canales –con gran número de seguidores– manejados por los propios voluntarios del partido.

El impacto de las redes sociales en clave electoral

Desde entonces, las visitas a su página web y a sus redes sociales no han dejado de crecer. Este nuevo contexto, con las elecciones generales del 28 de abril y las posteriores elecciones municipales, autonómicas y europeas de mayo, ha provocado que el resto de partidos políticos perciban el entorno digital como el escenario principal de la batalla electoral, activando su maquinaria de redes sociales en tiempo récord para hacer frente a estrategias tan efectivas como la de VOX. Posiblemente estemos en la antesala de uno de los periodos en el que más contenidos políticos veamos en nuestros timelines, desde la irrupción de las redes sociales en España.

Mientras que las acciones electorales en los medios tradicionales como la televisión y la radio están reguladas, las redes sociales se han convertido en el Lejano Oeste, donde prácticamente todo vale e impera la ley del más fuerte.

La gran pregunta es, ¿emularán el resto de partidos políticos la estrategia de VOX para recabar votos? Ante sí, encontrarán una sociedad fragmentada, cada vez más polarizada, donde se disminuye la posibilidad de un trasvase de votos entre bloques. Por lo que, si un partido quiere destacar sobre otro del mismo bloque, como la opción más viable, tendrá que valorar qué tipo de plan digital de (des)información personalizada está dispuesto a aplicar para la movilización de sus potenciales votantes. Habrá que confirmar si efectivamente estamos dispuestos a batirnos el cobre como en el salvaje y Lejano Oeste.

 

Seguidores partidos políticos en Instagram

Fuente: Elaboración propia

Seguidores partidos políticos en Facebook

Fuente: Elaboración propia

Seguidores partidos políticos en Facebook

Fuente: Elaboración propia

Seguidores líderes políticos en Instagram

Fuente: Elaboración propia

Seguidores líderes políticos en Twitter

Fuente: Elaboración propia

Seguidores líderes políticos en Facebook

Fuente: Elaboración propia