La gamificación: una estrategia basada en la motivación humana

La gamificación: una estrategia basada en la motivación humana

¿Alguna vez te has parado a pensar en que nuestro día a día es un juego continuo? Si llegamos tarde al trabajo, muchas veces nos puede parecer al escenario de un videojuego, en el que el tiempo juega en nuestra contra. O hacer la cena, tarea en la que la valoración de tu familia equivale a una estrellita o un reto superado. ¿Te sorprende?

En este artículo te mostramos cómo el juego puede repercutir en la motivación humana, siendo la gamificación una estrategia perfecta para la creación de una campaña de marketing.

Es importante aprovechar las oportunidades que el mundo digital nos ofrece, sobre todo en el contexto de una mayor interacción con el usuario, al que cada vez le interesan más otro tipo de estímulos que impliquen cierta interactividad. De esta manera, surgen nuevas dinámicas para atraer al consumidor. Llaman la atención, sobre todo, las campañas que incluyen un carácter emocional en sus estrategias. Implicar emocionalmente a nuestro público, es un arma muy valiosa y efectiva a la hora de buscar una fidelización por su parte. Esta comunicación emocional se desarrolla, sobre todo, con el marketing de contenidos, que consiste en una estrategia de marketing que aporta un valor añadido al consumidor, encontrando este en la campaña cierta utilidad o relevancia y, por lo tanto, potenciando su implicación con la marca.

Una técnica del marketing de contenidos, que cada vez está consiguiendo más poder en las alternativas estratégicas, es la gamificación. Esta solución incide en gran medida en el comportamiento del usuario y, por lo tanto, guarda una estrecha relación con la psicología, en concreto con la motivación humana.

¿Por qué es tan efectiva? La respuesta está en su definición: consiste en la aplicación de dinámicas y técnicas propias del diseño de juegos (en contextos no lúdicos, como una campaña de marketing), incorporando elementos competitivos como retos, niveles, premios y rankings, y motivando y comprometiendo al usuario con una causa. Además de su aplicación al marketing, también es un recurso muy valioso en educación y en el departamento de Recursos Humanos de las empresas.

En definitiva, la gamificación actúa sobre las formas de comunicación aumentando el engagement y ofreciendo experiencias al usuario.

En el siguiente esquema podemos ver los conceptos clave que implica el uso de esta estrategia en cualquier campaña de marketing. Nos vamos a centrar en uno de ellos, la motivación.


Engagement

La clave es la motivación humana. Para explicarlo vamos a profundizar en la teoría desarrollada por el experto en gamificación Yu-Kai Chou, a la que él ha bautizado con el nombre de Octalysis, Con este nombre alude a los 8 componentes que motivan al ser humano, a los que llama motores o core drives. Un juego o estrategia de gamificación debe tener alguno de esos componentes para que de verdad sea efectivo. Los core drives que propone el autor son:


MOTORES

  1. Significado y vocación épicos: es el motor que nos dice que estamos motivados porque “sentimos que formamos parte de algo mayor que nosotros mismos”. La siguiente campaña desarrollada por la marca de zapatos “Toms Shoes” supone un gran ejemplo de este motor.
  2. Desarrollo, logro o realización: este motor nos dice que estamos mejorando, progresando, desarrollando habilidades y subiendo de nivel. Casi todos los juegos te muestran la famosa “barra de progreso”. Es aquí donde los puntos o las medallas tienen más relevancia porque dan al usuario la sensación de estar avanzando, aunque repita una y otra vez la misma actividad. El ejemplo perfecto para explicar este motor es una herramienta muy usada en el mundo laboral: la barra de progreso de LinkedIn.
  3. Potenciación de la creatividad y retroalimentación: el autor ejemplifica este motor con el Lego. Según Yu-Kai Chou “se trata de ofrecer a los usuarios ladrillos de construcción básicos, existiendo infinitas maneras de poder ser creativos”. Los usuarios utilizan diferentes estrategias para ser creativos, reciben cierto feedback para luego mejorar. Por ejemplo, el método Lego es utilizado en numerosos procesos de selección en el departamento de Recursos Humanos de muchas empresas.
  4. Propiedad y posesión: este motor moviliza al ser humano porque siente que algo le pertenece y quiere protegerlo y, consecuentemente mejorarlo e involucrarse. Esto está muy relacionado con la posibilidad de la personalización de, por ejemplo, un avatar digital. También es el motor que provoca que las personas coleccionen diversos objetos. Incluso, algo tan simple como organizar las carpetas de tu ordenador a tu gusto, puede hacer que aumente ese sentimiento de pertenencia y se sienta más apego.
  5. Influencia social y afinidad: según Yu-Kai Chou “todo lo que haces lo haces por lo que otros hacen, dicen o piensan”. Esto está relacionado con los retos que incluyen misiones en grupo. En cuanto al concepto de afinidad, está muy relacionado con la nostalgia, en el sentido de que, si algo te recuerda a tu niñez, te sientes más motivado a adquirirlo.
  6. Escasez e impaciencia: se basa en la premisa de que queremos más lo que no podemos obtener fácilmente. El autor ejemplifica esto con la estrategia inicial de Facebook de permitir su uso exclusivamente a los alumnos de Harvard, cuando todo el mundo universitario quería utilizarlo.
  7. Imprevisibilidad y curiosidad: no dejamos de pensar en aquello que va a pasar y que aún desconocemos. Esto lo podemos ver claramente en los juegos de azar: rifas, la lotería, el bingo, etc.
  8. Pérdida y evitación: con este motor se refiere a cuando alguien hace algo para evitar una pérdida (y así evitar el dolor) en vez de para obtener una ganancia.

Todo lo que hace el ser humano viene dado por uno o por más de uno de estos motores. Por consiguiente, si queremos pensar una estrategia para llegar al consumidor, hacer que interactúe y que se implique, debemos pensar en introducir alguno de los core drives de la motivación humana en nuestra estrategia de gamificación.Todo lo que hace el ser humano viene dado por uno o por más de uno de estos motores. Por consiguiente, si queremos pensar una estrategia para llegar al consumidor, hacer que interactúe y que se implique, debemos pensar en introducir alguno de los core drives de la motivación humana en nuestra estrategia de gamificación.