“No me hagas la pelota, soy un blogger”

“No me hagas la pelota, soy un blogger”

Hay alguna extraña razón por la que las marcas se empeñan en hacer la pelota a los blogger, una estrategia con influencers con la que sólo se consigue que  perciban cierto interés económico detrás y, por ende, que te ignoren.

Si lo que buscas al relacionarte con un blogger es su fidelización y convertirlo en un prescriptor de tu marca, debes empezar por interesarte por el contenido que publica esa persona (sí, los blogger son personas, como tú y como yo) y así ofrecerle algo relacionado con tu producto que le sea de utilidad, bien un contenido o bien una experiencia. Aquí te dejamos unos consejos para que un blogger se interese por tu marca:

1. Dedícale más de 5 minutos al blog al que te vas a dirigir
Lee el blog y comprueba que aquello que le vas a proponer no lo ha hecho o probado ya. En el caso de que exista algún tipo de contenido similar al que tú vas a ofrecerle, explícale que no querías dejar pasar la oportunidad de informarle sobre tu propuesta, así se dará cuenta de que no te has dirigido a él o ella sin saber de qué habla en su blog.

2. Humaniza la marca
Cuando escribas por primera vez a un blogger, preséntate y dirígete a él como una persona no como una marca. El trato de tú a tú hace que lean tu correo o mensaje con otra percepción.

3. Personaliza el contenido que le ofreces
Hay miles de blogs en Internet, pero has elegido el suyo. Explícale por qué y hazle ver que lo que le cuentas podría encajar con lo que hace. El objetivo es que el blogger te diga “por favor cuéntame más” y si no le das tú ese argumento inicial, tal vez él no te dedique el tiempo suficiente para encontrar ese porqué.

4. Escucha a quien escribes
No seas autómata en tus respuestas y escucha al blogger cuando te responda. Además de contestar lo que debas, no te olvides de hacerle un guiño si te ha dado pistas de algún dato personal. Es tan sencillo como darle ánimo si te dice que está muy liado preparando algo o preguntarle por aquello que te ha mencionado: que se le ha roto el coche o que tiene al niño malo (es más común de lo que parece que te contesten algo de su día a día, como te digo: son personas y valoran que les escuches).

5. No te preocupes si te dice que no
No pasa nada si un blogger te dice que no le interesa lo que le propones, lo importante es que encuentre en ti un referente a la hora de buscar información sobre un tema determinado y eso sólo lo conseguirás si cumples con los 4 pasos anteriores.

En definitiva, invierte tu tiempo en crear relaciones estratégicas, cercanas y de valor, tanto para ti como para el blogger. No se trata de llegar a muchos blogger por llegar, sino de que los fidelices y puedas contar con ellos en más de una ocasión. De este modo, seguro que es él o ella quien te escribe en el futuro.