El lujo 2.0: De la copa de champagne al momento wow

El lujo 2.0: De la copa de champagne al momento wow

Lujo. Una palabra usada por muchos pero disfrutada por unos pocos. El lujo se ha convertido en un mercado en constante crecimiento y para 2016 se prevé una facturación a nivel mundial de 299.000 millones de euros, según estimaciones de Euromonitor Internacional.

La industria del lujo siempre se ha caracterizado por ofrecer a sus clientes una experiencia de compra basada en el trato exclusivo y personalizado, en la copa de champagne al entrar en la tienda. Pero en los últimos años han tenido que afrontar nuevos retos y adaptarse al nuevo consumidor de lujo, los Millenials, y a su nueva realidad, la era digital, donde la copa de champagne pasa a convertirse en el momento wow.

De hecho, el 96% de los consumidores de nivel adquisitivo alto que planean comprar productos de lujo se comunican por plataformas digitales, mientras que el 71% usa las redes sociales. Una tendencia que se prevé que vaya en aumento en los próximos años y sean los Millenials los mayores consumidores de lujo desbancando a sus antecesores, conocidos también como Babybommers.

Para afrontar este nuevo escenario, las marcas se están adaptando a la nueva demanda pero sin perder su esencia. Es así como han conseguido crear campañas multicanal, con lanzamientos de productos a través de canales online, redes sociales y medios tradicionales o conectando a sus seguidores en streaming a un evento exclusivo que se está celebrando en la otra punta del mundo.

También cerrando acuerdos comerciales con proveedores de alta tecnología y fabricando los productos con las técnicas de antaño, pero incorporando las últimas novedades tecnológicas. Porque la inmediatez se ha colado de lleno también en las marcas de lujo, sobre todo en el sector moda. Y el e-commerce y m-commerce se han convertido en una realidad cada día más adoptada. De hecho, la compra on-line ha permitido a muchas firmas seguir ofreciendo a sus clientes una de las tendencias más atractivas, y que se seguirá manteniendo en 2016, la personalización del producto. Crear la bicicleta que siempre has soñado tener, poner tus iniciales o fecha de nacimiento en tus zapatos favoritos o incluso diseñar desde cero el trench de temporada sin levantarte del sofá y en muy pocos clics.

Y todo ello está permitiendo a las marcas de lujo ofrecer experiencias únicas para unos clientes cada vez más exigentes. Es así como la personalización, la innovación y el trato exclusivo se han convertido en los elementos clave para construir una historia más allá del producto y conseguir conectar al cliente con la esencia y los valores de la firma.